lunes, 5 de diciembre de 2016

Cambio climático


Desde hace un año, numerosos artistas asumieron el compromiso de crear conciencia sobre los efectos negativos del cambio climático en el Caribe.

Bandas populares e intérpretes protagonizan este domingo un concierto en Kingston, capital de Jamaica, para cerrar la Jornada de la Conciencia Ambiental contra el cambio climático.
La Plaza de la Emancipación de Kingston es el escenario que reunirá a Aaron Silk, Cameal Davis y Minori Russell, entre otros. Estos artistas asumieron el compromiso con la educación ambiental.
En 2015, los artistas de este proyecto también estuvieron presentes en la campaña “1.5 Mantenerse con Vida”, enfocada en crear conciencia sobre los negativos y nefastos efectos del cambio climático en el Caribe.
La campaña también buscaba solicitar apoyo para los negociadores de la región en las conversaciones internacionales sobre el clima efectuadas en París en diciembre de 2015.
La Jornada de la Conciencia Ambiental fue dirigida por la División de Protección del Medio del Ministerio de Crecimiento Económico y Creación de Empleo de ese país.
TeleSur

viernes, 2 de diciembre de 2016

Los parques urbanos pueden ser un buen lugar para buscar nuevos antibióticos y antitumorales


La solución puede estar en el jardín de tu casa
Los productos naturales sintetizados por las bacterias ambientales han servido muchas veces de inspiración para desarrollar nuevos agentes terapéuticos, como antibióticos, antifúngicos y antitumorales. El descubrimiento de un nuevo agente bioactivo suele comenzar con el cultivo en el laboratorio de bacterias de ambientes naturales ricos en biodiversidad. Una vez obtenido el cultivo puro de la bacteria, se analizan las propiedades del nuevo compuesto. Para esto, muchas veces los investigadores han buscando bacterias en ecosistemas remotos o extremos, en los fondos marinos, en los suelos de selvas tropicales, en el interior de animales exóticos, o en cuevas subterráneas, lugares donde se pensaba que podría haber mayor diversidad microbiana. Sin embargo, en algunos casos los resultados obtenidos han sido los mismos que empleando bacterias aisladas de ecosistemas más cercanos y menos complejos. Por ejemplo, las macrolactinas son un tipo de sustancias antivirales aisladas originalmente de microorganismos de los fondos marinos, pero que más tarde se encontraron en una especie común del género Bacillus que se encuentra en cualquier suelo cerca de casa.
Por esto, un grupo de científicos neoyorquinos (1) se preguntaron si los suelos de los parques de la ciudad de Nueva York podrían ser una buena fuente de nuevos y diversos productos naturales bacterianos con actividad biológica importante. Para ello, tomaron 275 muestras de suelos de diferentes parques de la ciudad, extrajeron el DNA total y, por técnicas de secuenciación masiva, buscaron genes bacterianos relacionados con la biosíntesis de estas pequeñas moléculas de interés biomédico (antibióticos, antifúngicos y sustancias antitumorales). Además, para comparar resultados, emplearon también 96 muestras de suelos no urbanos. No emplearon las técnicas clásicas del cultivo bacteriano porque, como ya hemos dicho otras veces, en la naturaleza existen muchos microorganismos no cultivables y que solo podemos detectar, de momento, por técnicas moleculares. 

Distribución de los genes de productos naturales de origen bacteriano en los suelos de Nueva York (1). Los genes de 11 agentes antimicrobianos, inmunosupresores y antitumorales encontrados en distintas partes del mundo también están en los suelos de Nueva York.
 La cura natural de muchas enfermedades puede estar escondida en las bacterias del suelo de Nueva York, o de cualquier otra ciudad

miércoles, 30 de noviembre de 2016


Arte callejero en Florencia

KIRI

El árbol Kiri, conocido como árbol Emperatriz o Paulownia tormentosa, es originario de China. Gracias a sus características, podría ser de gran ayuda contra el calentamiento global, la contaminación y la desertificación del planeta. Un árbol que puede purificar suelo infértil, también absorbe 10 veces más CO2 que cualquier otra especie.



A finales de los años 70 se iniciaron trabajos de mejora genética que permitieron diseñar un nuevo híbrido. Mejorando notablemente su resistencia a plagas y enfermedades, su capacidad para no modificar su entorno y no afectar a otras especies con las que convive debido a que es un clon estéril que sólo se reproduce en el laboratorio.
Puede llegar hasta los 27 m de altura y un tronco entre 7 y 20 m de diámetro. Tiene unas hojas de 40 cm de ancho. Resiste al fuego al regenerar sus raíces y vasos de crecimiento rápidamente y también tolera la contaminación. No es necesario replantar ya que rebrota de cepa después del corte. Prospera en suelos y aguas contaminadas y purifica la tierra según crece, a partir de sus hojas, ricas en nitrógeno, aportan nutrientes al caer y descomponerse en el suelo, aunque en estas condiciones su crecimiento es muy lento. Para que su crecimiento sea óptimo, se requiere suelos profundos y bien drenados, preferiblemente franco-arenosos, no soportan los suelos salinos. Tiene la capacidad de desarrollarse en suelos pobres o erosionados, siempre y cuando se le apoye con abono orgánico y con un sistema de riego.
Por sus características fisiológicas, este árbol puede adaptarse a una gran variedad de climas con temperaturas extremas de -20 ºC hasta 45 ºC. Su principal característica, que lo convierte en único, es su eficiencia a la hora de realizar la fotosíntesis. Este árbol consume más CO2, principal gas de efecto invernadero, y produce más cantidad de oxigeno que la media de otros árboles. Un árbol adulto puede llegar a capturar 21,7 kg de CO2 cada día, lo que convierte en 6 kg de oxígeno.
Emite grandes cantidades de oxígeno y absorbe hasta diez veces más dióxido de carbono que otros árboles. Se trata del árbol que más rápido crece de todo el planeta y con tan sólo ocho años alcanza el tamaño de, por ejemplo, un roble de 40 años. Tras el corte se regenera de forma vigorosa hasta 7 veces.